Cargando...
Usted está aquí:  Inicio  >  Noticias  >  Provinciales  >  Artículo actual

Registraron una comunicación telefónica entre los detenidos por el crimen de Marcela Chocobar

Publicado el 14/05/2019  /   Sin comentarios

Cuando faltan ocho días para que comenzara el juicio por el transfemicidio de Marcela Chocobar, La Opinión Austral tuvo acceso a una conversación telefónica que se dio entre los únicos dos detenidos. Oscar Biott y Angel Azzolini saben que en el expediente sólo hay pruebas circunstanciales y su conversación abre grandes interrogantes sobre un fallo cargado de expectativa.MARCELA

Por Sara Delgado

Cuando el martes de la próxima semana comience el juicio por el crimen de Marcela Chocobar, Oscar Biott y Angel Azzolini tendrán que responder por lo que pasó la madrugada del 6 de septiembre de 2015, cuando levantaron a la joven trans a la salida de un boliche de calle Magallanes.

Van a desfilar testigos de la última vez que se la vio con vida, conocidos, gente que escuchó, le contaron o creyó haber visto, van a hablar los acusados de homicidio simple, una figura con la que ni la familia ni las organizaciones de derechos humanos están de acuerdo, porque entienden que esconde la condición disidente de Marcela. Van a estar los que hablen de quién era, cómo vivía, pero lo que probablemente no va a suceder es que exista quien diga dónde está su cuerpo.

Desde que el cráneo de Marcela apareció tirado en un baldío del Bº San Benito, ocho días más tarde de que la reportaran como desaparecida, su mamá y hermanas no tienen más que eso, y pese a todos los pedidos que hicieron con su abogado Carlos Muriete para que se ordenara la búsqueda del resto de su cadáver, la jueza Rosana Suárez nunca les hizo caso. Entonces, para los que la querían, Marcela es pura ausencia, no hay dónde dejarle una flor.

La versión de los acusados del transfemicidio, porque eso fue, dijeron que ese sábado a la noche era el cumpleaños de Oscar Biott y que con Angel Azzolini levantaron a Marcela para tener sexo. Que la llevaron a un departamento, pero Angel se quedó dormido y Oscar se fue con ella por ahí.

Cerca del mediodía, Oscar vuelve y despierta a Angel a los sacudones para decirle que creía que la había matado, que él no sabía que ella era trans ni que ejercía la prostitución y que, entonces, él no le quiso pagar, que la bajó del auto en un descampado, le pegó algunas trompadas y la dejó tirada.

En sus relatos dijeron que cuando se hizo el lunes, los dos se fueron a recorrer los descampados a ver si la encontraban, pero Marcela no estaba allí. Después de eso, Oscar se fue a Caleta Olivia, mientras que el caso de la desaparición estaba todos los días en los medios y más tarde se daba la peor noticia.

En las últimas semanas, Oscar, que está detenido en esta capital, se comunicó por teléfono con Angel, que está en Puerto San Julián. No se hablaban desde que los detuvieron. Como todas las llamadas que se dan en contexto de encierro, esta también fue grabada.

A continuación, los detalles de un diálogo que duró más de quince minutos y en los que, ni una vez, reconocen la identidad autopercibida de la víctima.

Biott-Al principio yo sospechaba que vos podrías haber encontrado el cuerpo y descuartizado, pero hoy me queda claro que no tuviste nada que ver; yo tuve que ver hasta donde te conté. Donde yo lo dejé no es donde apareció y hay un testigo que dice que había perros que estaban comiendo ahí… unos vecinos de la zona dicen que ellos vieron antes de que aparezca el cráneo, que andaban un montón de perros comiendo por esa zona.

Azzolini- Encontraron la peluca, la bota, el tapado y, chabón, tienen huellas tuyas.

Biott- No, lo que hay es resto de ADN, pero eso no es indicio suficiente para decir que uno le quitó la vida.

Azzolini Pero chabón, date cuenta que si encontraron ropa tirada y la ropa tiene ADN tuyo, estás hasta las manos.

Biott- Sí, pero del mío, de la víctima y de otra persona más que nadie sabe quién es y nadie lo investigó.

Azzolini- Sí, pero yo te hago una consulta, ¿vos tenés algo que ver?, ¿MB tiene algo que ver?, me parece raro que no aparezca el cuerpo. 

Biott- No chabón, nada que ver. Se lo comieron los perros. Ponete a pensar esto: Ponele que se levantó, se iba caminando, vinieron los perros y donde mordió uno, mordieron todos.

Azzolini- La verdad que ni idea, porque nunca vi esto, me parece raro.

Biott- A lo que voy es a que nos juntemos y lleguemos a un común acuerdo, para ver de qué manera podemos zafar de todo esto, porque lamentablemente ni vos ni yo hicimos la cagada esta.

Azzolini- Escuchame vos a mí: Si vos no te hacés cargo y yo tampoco, nos van a dar 25, pero si vos te hacés cargo te van a dar 8.

Biott- ¡Yo no me voy a hacer cargo de algo que no hice!

Azzolini- ¡Y yo tampoco! ¡No me voy a cargar un finado al lomo! Encima vos me dijiste una vuelta que ‘sin cuerpo no hay delito’ y encontraron la cabeza.

Biott- Me parece que vos no me estás escuchando bien claro, loco, si me seguís tirando mierda, yo te tiro mierda a vos. Es lo mismo, no sirve así.

Azzolini- Escuchame vos a mí, ¿de qué sirve escucharte si al final estoy pagando un finado?

Biott- Entre vos y yo tenemos que llegar a un acuerdo. Yo le pegué, pero se dice que no murió por un golpe en la cabeza, entonces yo no lo maté. La muerte todavía no se puede definir.

Azzolini Pará, pará… ¿entonces se levantó?, ¿así de la nada? y ¿la encontraron y le hicieron un ajuste de cuentas? y ¿la descuartizaron?

Biott- No lo descuartizaron, sacate esa hipótesis de la cabeza, te estoy diciendo que fue una jauría de perros, parece que no estás estudiando muy bien la causa, boludo. 

Azzolini- Pará, pará, ¿en qué parte dice eso?, ¿en qué página?, decime.

Biott-Cuando fuimos al lugar revisamos todo y no encontramos a nadie.

Azzolini- Eso es lo que vos decís, pero, por otro lado, veo que recorrí por acá y por allá y nunca vi la peluca, nunca vi nada.

Biott- ¡Viste! La Policía armó algo ahí o alguien armó algo, porque no fui porque yo no estaba cuando apareció el cráneo. La víctima, el día que nosotros lo vimos, no tenía peluca, se le notaban las raíces negras. Ni vos ni yo sabemos quién fue, no me tires más fardo a mí.

Olvidate de todo eso, de quién lo descuartizó, tené en claro esto: Si vos no fuiste, no me tires mierda a mí porque yo no te tiré mierda a vos. Vamos a quedar los dos metidos hasta la pija, tratemos de llegar a un común acuerdo, vos decí tu verdad y yo la mía. Es verdad que yo te dije que me mandé una cagada, pero si los forenses están diciendo que no murió de un golpe en la cabeza, cómo me voy a hacer cargo, ¡yo no lo maté, loco!

Además, esa persona no andaba en buenos pasos. Por culpa de otro que hicieron represalias o un ajuste de cuentas, nos estamos comiendo el pijazo vos y yo, todo por haber salido una noche y habernos querido divertir un rato.

… Yo en un primer momento sospeché que vos lo habías hecho con la katana, pero ahora viendo el expediente no me cierra nada, si vos estuviste conmigo.

El cráneo estaba todo pelado, seamos sensatos… Tengo dos hipótesis: si hay alguien que lo mató, se está cagando de risa afuera y si no hay, fueron los perros.

Azzolini- ¿O sea que nos armaron la cama?

Biott- ¡Claro negro! por eso te estoy diciendo. Les dan credibilidad a los testigos que estaban afuera de Rusia y a los vecinos que estaban cerca de donde encontraron la ropa y vieron a los perros no. Hagamos un careo entre vos y yo, a puertas cerradas, ¿qué pensás? 

Azzolini- Sí, yo quiero irme a mi casa, quiero recuperar mi vida. Estoy podrido de estar acá en esta situación de mierda, jamás viví esto… (sigue)

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

También le recomendamos...

file_62490_main1

Santa Cruz estudia presentar medidas judiciales para frenar la aplicación del DNU que congela el precio de las naftas

Leer más →