Cargando...
Usted está aquí:  Inicio  >  Noticias  >  Provinciales  >  Artículo actual

La pelea de los trabajadores a la pérdida del poder adquisitivo

Publicado el 19/08/2019  /   Sin comentarios

Sin un terreno firme para la economía del país, la clase trabajadora busca reacomodarse a los golpes propinados por la devaluación e inflación. En una semana plagada de turbulencias en el plano económico, los trabajadores del ámbito público y privado buscan la reapertura de paritarias para renegociar los alicaídos salarios.

cropped-Paritaria-

*Por Gustavo Argañaraz

El permanente proceso de ajuste que enfrenta la clase trabajadora se ha profundizado desde el 12 agosto, sólo unas horas después de haberse celebrado las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

La derrota electoral del Gobierno Nacional, encabezado por el presidente de la Nación Mauricio Macri, generó un shock económico que disparó a pasos agigantados el costo de vida marcado por un doble proceso, la inflación y la devaluación.

En tan sólo una jornada, el dólar pasó de 47 pesos (promedio) a ubicarse por encima de los 60 pesos, hasta que cerró la semana con un valor de 57 pesos.

Esta tensión entre el Gobierno Nacional y los mercados provocó que unos 400 mil argentinos quedaran bajo la línea de la pobreza ante la desvalorización del peso. Estas personas se sumaron al casi 45% de la población argentina que cayó por debajo de la línea de la pobreza e indigencia.

Si bien es cierto el shock económico impactó de lleno en todos los órdenes sociales, aquellos que aun cuentan con un trabajo registrado se pronunciaron a favor de la reapertura de las negociaciones colectivas.

Santa Cruz

En este escenario, gremios del ámbito privado alcanzaron acuerdos salariales con una cláusula de revisión que les permitirá realizar una revisión de los salarios, tal es el caso de petroleros, bancarios, Unión Tranviarios Automotor (UTA), mercantiles, entre otros.

En Santa Cruz, los estatales provinciales y municipales calientan motores para retomar el proceso de negociación colectiva. Pues, el gobierno de Alicia Kirchner encaró su campaña electoral indicando que pudo hacer frente al poco respaldo recibido desde el Gobierno Nacional, y continúa reclamando la devolución del Fondo Federal Solidario (Fondo Soja), pues hasta el primer semestre se había informado que provincia dejó de percibir unos 800 millones de pesos por ese concepto. Sin embargo, provincia reordenó el pago de sueldos.

El sector que primero reanudó el debate salarial fue el de los municipales de Río Gallegos. Ni bien concluido el encuentro, desde el SOEM informaron que la comuna capitalina no realizó ofrecimiento salarial y explicó que aguardarán las definiciones que provengan de las negociaciones colectivas provinciales. “Hoy el poder se encuentra en calle Alcorta y no en San Martín y Alfonsín”, disparó Pedro Mansilla, secretario general del SOEM. Se recuerda que en el primer semestre la paritaria municipal cerró el acuerdo con un incremento del 31,66%.

En tanto, el Ministerio de Trabajo de Santa Cruz convocó a la paritaria central a reunirse el 29 de agosto. Desde APAP, el secretario general Marcelo Ojeda explicó a LOA que irán por un incremento salarial que los coloque en una “instancia mejor a la actual”, y señaló que el martes iniciarán las rondas de consultas entre sus afiliados para redefinir pauta salarial.

En la misma tónica se encuentra ATE, el secretario general, Alejandro Garzón, precisó a este medio que en el transcurso de la próxima semana convocarán a un plenario de secretarios generales para “definir la estrategia de la negociación”.

Por lo pronto, ADOSAC anunció que ha implementado el estado de alerta y pidió al Gobierno Provincial un pronto llamado a paritaria. De la misma manera se ha pronunciado el sindicato de trabajadores viales.

Escenario nacional

En tanto, el informe de coyuntura N° 31 del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA- CTA), publicado en agosto último, precisó que

la caída del consumo privado se verifica en un contexto de caída del salario real y del empleo. El deterioro de los salarios reales es resultado del elevado proceso inflacionario que se aceleró en el marco de la devaluación que se inició en abril de 2018. En junio la inflación interanual fue de 55,8%, apenas inferior a los registros de mayo (57,3%).

El poder adquisitivo del salario de los trabajadores registrados en el sector privado mantuvo hasta mayo caídas en torno al 9% interanual. Si se calcula la pérdida real respecto de noviembre de 2015, se llega al 13,1%. En el mes de mayo el poder de compra del salario volvió a caer en términos mensuales, ya que creció en términos nominales 2,7% frente a un incremento del 3,1% en el nivel general de precios.

De este modo, las negociaciones paritarias no logran revertir el deterioro del poder de compra del salario, y se espera una caída para los próximos meses por el efecto de la devaluación post PASO en los precios.

El empleo registrado volvió a marcar una caída en mayo, ya que el número de trabajadores se redujo en 8.100 sólo en ese mes (-0,1%). En el último año, la caída total en el empleo registrado fue de 216.948 trabajadores (-1,8%), explicada principalmente por la reducción de 168.716 asalariados del sector privado. También se redujeron los trabajadores independientes registrados en todas sus modalidades (autónomos, monotributistas y monotributistas sociales). En el empleo asalariado registrado del sector privado, los sectores más afectados son la

industria, el comercio y la construcción. Sólo en el mes de mayo se perdieron 3.200 puestos en el primer sector, 3.100 en el comercio y 4.300 en la construcción. En el último año, las reducciones aproximadas en el número de trabajadores alcanzan 67.100 en la industria, 50.000 en la actividad comercial y 14.200 en la construcción, a las que se suman caídas de 20.000 en el transporte.

Si bien en la comparación respecto de noviembre de 2015 se verifica un aumento en el total de empleo registrado, cabe realizar varias precisiones. Por un lado, el nivel neto generado resulta más que insuficiente para absorber el incremento en la población económicamente activa en el mismo período. Por otro, debe destacarse que disminuyó el número de asalariados registrados del sector privado, lo cual da cuenta de la incapacidad de la actividad económica para generar empleo. Ante esta caída y, dado el incremento en los trabajadores monotributistas, puede afirmarse que se trató de un proceso de precarización laboral. El deterioro en el mercado laboral, con una fuerte pérdida de poder adquisitivo en los ingresos laborales, sumado a la caída en el poder de compra de otros ingresos no laborales (especialmente jubilaciones y pensiones) han resultado en un fuerte crecimiento de la pobreza y la indigencia.

En el 1° trimestre de 2019 la incidencia de la pobreza se elevó hasta el 34,4% de la población; es decir, 15,4 millones de personas si se extrapola la tasa a nivel

nacional. El fuerte aumento interanual, de 8,8 puntos, implica que hay 4 millones de personas más en condición de pobreza en comparación con la situación de un año atrás. No se observaban tasas de pobreza tan elevadas para un primer trimestre desde 2008, es decir hace 11 años.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

También le recomendamos...

WhatsApp Image 2019-10-14 at 18.40.37

Continua la carga de carbón al WUCHOW

Leer más →