Publicita aquí

Cargando...
Usted está aquí:  Inicio  >  Noticias destacadas  >  Artículo actual

La historia de Fanny: sueña con que su hijo pueda volver a caminar

Publicado el 13/01/2020  /   Sin comentarios

1-optEl 30 de noviembre del año pasado, Federico Gramajo Gaitán, de 19 años, se accidentó jugando en el campo y se quebró la columna. A través de la ONG de Marcela Chocobar, pudieron conseguir una cama y un colchón anti-escaras, pero su recuperación depende de una rehabilitación que tarda en llegar.

*Por Nazarena Malatesta

Fanny Gaitán es la mamá de Federico, un joven de 19 años que vive en la localidad de Río Turbio y se accidentó el 30 noviembre del año pasado, mientras jugaba a la pelota en el campo con unos amigos.

Hoy necesita rehabilitarse para poder volver a caminar, pese a que el pronóstico médico indica que no será posible. Previo al accidente, Federico estaba terminando el secundario y jugaba al rugby.

En diálogo con La Opinión Austral, Fanny detalló cómo ocurrieron los hechos y contó cómo logró la ayuda de la ONG de Marcela Chocobar. La mamá de Federico es empleada de la Municipalidad de Río Turbio y sostener los costos de la recuperación de su hijo se le dificulta, pese a que tiene una obra social prepaga.

“El sábado 30 de noviembre, Federico se fue al campo con unos amigos, se le fue la pelota arriba de un árbol y se subió a sacarla, se ve que agarró de una rama seca y cayó. Estima que fue desde una altura de seis metros, así que se quebró la columna en la quinta vértebra, en Turbio le hicieron placas y nos derivaron a Río Gallegos”, relató Fanny.

Al día siguiente llegaron a Río Gallegos, mientras que el jueves siguiente lo operaron y aún se encuentran en la ciudad por la rehabilitación que tiene que hacer. “Ya le dieron el alta, ahora estamos en el departamento de una prima que nos prestó el lugar y esperando que la obra social nos derive”, agregó su mamá.

Hasta el momento, producto del golpe, Federico tiene una grave lesión en la quinta vértebra que lo dejó con los miembros inferiores imposibilitados. “Tiene que hacer la rehabilitación neurológica para volver a activar las piernas desde la cintura para abajo”, contó su mamá.


Pese a todos los pronósticos, su madre se aferra a la Fé en Dios.
“El pronóstico previo a la operación, que fue lo que me dijo la cirujana, era que no iba a volver a caminar. Seguía con el mismo pronóstico hasta después de la operación, pero yo creo en Dios y sé que la última palabra la tiene él”, relató Fanny.

El problema radica en que Federico necesita una mejor y mayor rehabilitación.

¿Cómo llegó a la ONG de Marcela Chocobar?

“Conocí a Angie antes de todo esto, me encontré con ella en el Hospital Regional y charlando, vino a casa y empezó a ayudarme, desde meterlo en la ducha, bañarlo, sacarlo, hacerle masajes, todo”, explicó Fanny.

Angeline Foti es presidenta de la ONG de Marcela Chocobar, que funciona en Río Gallegos, pero colabora en situaciones como la de Federico. Mediante la organización, gestionaron una cama ortopédica y un colchón anti-escaras para el joven de 19 años.

“En Turbio nos largaron así nomás desde el hospital, sin silla de ruedas. Ella consiguió esa cama y también el colchón. Gracias a eso tuvimos bastante ayuda porque es carísimo todo. Ya estamos hace dos meses en Río Gallegos buscando una solución y se hace imposible, no hay plata que alcance”, se lamentó la mamá de Federico.

“El tiene la pierna derecha con más movilidad, la izquierda no tanto, pero de a poquito con lo que podemos hacer estamos ayudando a que tenga movimiento, pero es una lucha. Estamos en eso, en esperar que se junten los papeles para que pueda ser derivado a un buen centro de rehabilitación”, agregó Fanny.

Sobre ello, profundizó en que si hubiera podido llevar a su hijo a un centro desde un primer momento, él tendría una buena rehabilitación. “No es lo mismo lo que pueda hacer yo a lo que pueda hacer un buen centro, él necesita otro tipo de ayuda, una pileta u otras herramientas. Si él ya tiene movimiento, imaginate en un centro con profesionales”, explicó la mamá, que sueña con que su hijo pueda volver a caminar.

Actualmente, Federico tiene una sonda y debe usar pañales. “Ayer le sacamos la sonda porque se la tiene que cambiar regularmente, tiene una infección y no paraba de gritar del dolor. La verdad es que estamos ahí, nadando en la nada”, agregó Fanny.

Lo que necesitan ahora es la rehabilitación. “La operación ya se hizo, está todo bien en ese sentido porque no tuvo infecciones, su organismo aceptó bien la cirugía, pero necesitamos que se rehabilite”, concluyó la mamá de Federico.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Publicita aquí

También le recomendamos...

86461396_137988401029248_1765987142187614208_n

Obstaculizan redes troncales de servicios

Leer más →